Follow by Email

jueves, 11 de julio de 2013

La educación artística: un generador de cambios

 

avatar
Director Ejecutivo Balmaceda Arte Joven
 
En momentos en que  nuestro país debate por cambios y trasformaciones en el  modelo educativo  vigente, es necesario sumar al arte como una herramienta que aporta efectivamente al sistema, que genera cambios, y que aporta  principalmente en  la formación de personas íntegras.
 
Existe el prejuicio de visualizar las actividades artísticas  como  recreativas, de ocio,  que no potencian a nuestros estudiantes y  que no tienen mayor relevancia en la formación. Es entonces en este escenario, que creemos fundamental compartir nuestra experiencia institucional aportando a la discusión educativa desde un frente innovador.
El modelo de Balmaceda Arte Joven es una apuesta a la integración de jóvenes con distintas realidades sociales, que permite que a través de la transversalidad del lenguaje artístico, convivan diferentes experiencias y visiones de vida.
La innovación radica en el modo en que se generan las relaciones en Balmaceda Arte Joven, entre los mismos alumnos,  entre docentes y alumnos, entre directivos y académicos, etc. Cada año nos sorprenden los resultados alcanzados. El reciente estudio de 2012 “Experiencias Artísticas Resonancias Biográficas”, cuyo propósito fue evaluar el impacto  que genera en los jóvenes el paso por los talleres artísticos regulares de Balmaceda Arte Joven, reafirmó los supuestos: Un 84% de los encuestados señaló que  su paso por los talleres le permitió desarrollarse como persona; un 78% indica que le permitió desarrollar seguridad en sí mismo(a) y; un 49% afirma que le permitió descubrir su vocación. Un 84% dijo que logró desarrollar la capacidad de trabajar en equipo; un 79% lograron desarrollar su disciplina; en tanto un 84% afirma que el paso por los talleres le permitió conocer otras maneras de pensar y vivir.
En definitiva, a través de nuestra experiencia podemos confirmar que existen resultados concretos que consolidan nuestra afirmación: la educación artística es una herramienta de transformación social y  afectiva. Un aprender haciendo que va más allá de una determina corriente artística,  que se basa en el trabajo colectivo y democrático.
Considerando, la realidad educativa actual y confirmando los resultados de la experiencia de Balmaceda Arte Joven,  ¿no será el momento de considerar a la educación artística como un eje transversal para la formación de los futuros ciudadanos de nuestro país?
La escuela es el  espacio donde los niños y jóvenes generan sus primeros vínculos y relaciones sociales, desarrollan habilidades y capacidades tanto afectivas como cognitivas. De acuerdo a esta realidad la escuela debe ser un espacio integrador, en donde exista igualdad de oportunidades en aspectos sociales, económicos, de género, curriculares, de aprendizaje, entre otros. Sin embargo, en la mayoría de los casos la escuela se ha convertido en un espacio segregador.
La educación artística aporta al desarrollo y fortalecimiento de capacidades en que cada alumno descubre sus habilidades, considera procesos que involucran la creación, la investigación, la reflexión, la producción, el fortalecimiento de la identidad y la convivencia.
El arte es una herramienta transformadora, nosotros  lo hemos confirmado no sólo en nuestra corporación sino que también en las escuelas y comunidades en las hemos trabajado directamente con nuestro modelo. En ambos casos hemos sido testigos de cómo los alumnos han cambiado sus vidas y la de su entorno.
Con dos premios nobel en poesía, con pintores y artistas visuales reconocidos a nivel mundial, con escritores premiados y talentosos que son referentes mundiales, con cineastas que llegan a los más grandes escenarios de la industria global, nos cuesta trabajo en Balmaceda Arte Joven entender porqué aún en Chile, en la discusión acerca de educación y desarrollo país, el tema de educación artística ha quedado en segundo plano. Consideramos necesario sumarlo como pilar fundamental en las futuras reformas. Ya es tiempo de mostrar que mucho  se ha avanzado en ello, que contamos en el país con un modelo exitoso y que se está replicando. Que esperamos contar con el apoyo y la complicidad de las nuevas autoridades en ello, porque, además de todo lo dicho, permite una posibilidad concreta a los jóvenes de convertirse en ciudadanos críticos, participativos, capaces de construir una sociedad más abierta y democrática.